Excite

Berlín instala frigoríficos con comida gratis de uso público en su ciudad

  • @BLForastieri - Twitter

Berlín ha instalado en su ciudad más de 30 'frigoríficos sociales'. Esta iniciativa se basa en la colocación de neveras en distintos establecimientos y puntos de la ciudad donde voluntarios depositan la comida que les sobra o que recogen de supermercados para conservarla y ofrecérsela a quien la necesite.

Los responsables de esta campaña son la asociación alemana Lebensmitteltetter. Su fundador, Raphael Fellmer, es un joven que aboga por el estilo de vida anticonsumista, y lleva desde 2010 viviendo sin darle uso al dinero, por voluntad propia, junto a su novia y sus dos hijos pequeños. Esta asociación tiene 7500 socios y alrededor de 1700 voluntarios.

El funcionamiento de la iniciativa de los frigoríficos sociales comienza con la acción de recorrer de manera semanal los mercados de Berlín para recoger todos los alimentos que sean perfectamente comestibles, pero que por algún motivo estético no es considerada apta para su venta.

El siguiente paso es repartir la comida. Desde hace un año, Lebensmittelretter ha instalado estanterías y frigoríficos por varios puntos de la ciudad para que la gente tenga mayor accesibilidad, siempre gratuita, a estos productos.

La expansión está siendo óptima ya que existen en Alemania alrededor de cien puntos donde se ofrece comida. La mitad de estos puntos son neveras sociales. En Berlín hay 21 frigoríficos ya instalados en el interior de establecimientos que apoyan esta iniciativa, además de los que se encuentran en la vía pública.

Esta campaña está teniendo mucho éxito ya que hay puntos de comida que son rellenados varias veces al día. Esto se produce gracias a la colaboración de personas de todas las edades entre los que se incluyen algunos turistas solidarios.

Cadenas de supermercados como Bio Company, que se dedica al comercio de productos ecológicos, se han hecho partícipes del proyecto, ampliando los puntos con neveras sociales a ciudades como Postdam o Hamburgo.

Y es que el 40 por ciento de la comida global que se produce acaba siendo tirada. Solo en la Unión Europea se desaprovechan al año más de cien millones de toneladas de alimentos y la cifra va en aumento. Con lo que se tira al año en toda Europa se puede alimentar a la población española durante tres años.

Según un parte del Parlamento Europeo, cada europeo tira de media unos 179 kilos de comida al año, lo que equivale a medio kilo por día. Datos que sin duda contrastan con los 79 millones de ciudadanos que viven por debajo del umbral de pobreza en Europa.

FOTOGALERÍA: las imágenes más vivas de Berlín

Gracias a iniciativas como Lebensmittelretter se ponen un gran número de alimentos a disposición de estas personas, porque los datos demuestran que no pasan hambre por falta de recursos. El grupo de Raphael Fellmer, con sus frigoríficos sociales, está haciendo una labor interesante contra los problemas que generan la sobreproducción y el desperdicio innecesario de comida.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017