Excite

Cómo es el tiempo en Granada durante todo el año

Granada es una provincia dotada de grandes contrastes climáticos debido a los numerosos accidentes orográficos que jalonan su territorio. Para saber cómo es el tiempo en Granada durante todo el año hemos de considerar que el clima de su capital es de tipo mediterráneo continentalizado, con temperaturas muy frías en invierno y veranos extremadamente calurosos, mientras que en el área de la cordillera Bética impera un clima de montaña y, en franco contraste, su litoral posee un genuino microclima subtropical generado por los vientos tibios procedentes del norte de África.

La variedad climática de Granada

El clima de Granada es notablemente escaso en precipitaciones, abundando igualmente poco los vientos fuertes y las nieblas. El grueso de las precipitaciones se concentra en torno a los meses de noviembre, marzo y abril, no alcanzándose en el resto del año los 200 mm.

Granada capital mantiene un promedio térmico muy equilibrado a lo largo del año, como representan sus 19º C interestacionales. No obstante, esa media se logra con fuertes picos de desviación, ya que no es inhabitual alcanzar registros cercanos a los 40º C en julio y agosto, así como mínimas bajo cero en enero y febrero.

Todo ello diseña un marco climático para Granada propio del arco mediterráneo, pero aderezado con una fuerte singularidad, una compleja orografía que maquilla sus temperaturas en la época invernal hasta derivar a un clima continental poco afín a la región geográfica donde se inserta. Para conocer cómo es el tiempo en Granada durante todo el año, comenzaremos diciendo que la primavera granadina es objeto de unas previsiones climatológicas muy poco estables, de suerte que son frecuentes llamativos giros en el clima durante marzo, abril y mayo, ello en base a la confluencia de masas de aires procedentes de la Cordillera Subbética y del Magreb. En esta estación, la oscilación térmica entre día y noche puede llegar a 25ºC, siendo común, especialmente en el mes de marzo, heladas nocturnas y ambiente semiveraniego al mediodía. A su vez, el régimen pluvial en primavera es muy variable, resultando enormemente difíciles las previsiones a corto plazo. Abril es un mes suave, que se convierte en el escenario idóneo para el disfrute de la Semana Santa gitana que tanto esplendor da a Granada.

Por su parte, la época estival ofrece la máxima fiabilidad en cuanto a los pronósticos meteorológicos. Máximas entre 30 y 40ºC en junio, julio y agosto trazan una gráfica prácticamente plana. Asimismo, el pronóstico acerca de las precipitaciones está basado en la práctica ausencia de las mismas, a salvo de algún borrascazo esporádico en la segunda quincena de agosto. El otoño goza de un perfil muy paralelo al de la primavera, aunque acaso sean más débiles sus oscilaciones de temperatura intradía, e iniciándose una reducción progresiva desde 25º C que vienen a marcar las máximas en septiembre hasta los 10 a comienzos de diciembre. La caída de las primeras nieves en Sierra Nevada es un factor impulsor de ese descenso térmico. El mes de noviembre acumula la mayor parte de las precipitaciones, que generalmente son vespertinas. Finalmente, diremos que el invierno se caracteriza por un clima clásicamente continental, en una ciudad donde se hacen especialmente agradables la decoración navideña por sus calles y el aroma a castaña asada. Los registros de temperaturas marcan asiduamente valores cercanos a 0º C, lo que invita a disfrutar de sus múltiples establecimientos hosteleros para entrar en calor con un café con leche o un vino de la tierra. La singular estructura de Granada capital permite apreciables variaciones térmicas entre sus barrios en función de la proximidad a zonas umbrosas o montañosas. Las lluvias invernales suelen coincidir con bruscas bajadas en el termómetro ocasionadas por olas de frío árticas y siberianas que hacen una estampa muy familiar el recubrimiento de la ciudad por ese manto blanco que otorga una belleza sin igual a su esplendorosa Alhambra.

Una isla climática en Andalucía

Su diversidad de climas y paisajes permite calificar a la provincia de Granada como un minicontinente turístico, agraciada con un excelente balance de días de sol que hacen de esta parte del mundo, según la Organización Mundial de la Salud, uno de los lugares más saludables para vivir, precisamente gracias a cómo es el tiempo en Granada durante todo el año.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017