Excite

Dónde buscar oro: una aventura lucrativa

El oro representa la riqueza a un nivel incluso psicológico. Además, vistos los transtornos que en el precio de las cosas ha ocasionado la crisis, el oro se torna en un valor seguro que ofrece confianza. Por ello la búsqueda de oro ha pasado a ser una posibilidad real. Intentaremos dilucidar dónde buscar oro.

En cualquier lugar, pero...

¿Por dónde empezar a buscar oro? Uno puede pasarse años buscando en una zona supuestamente aurífera sin encontrar nada. Quizá el oro esté solo unos metros más allá pero, ¿cómo saberlo? Los detectores de metales son una ayuda inestimable para ello: una lectura positiva del detector centrará la zona en que merece la pena empezar a buscar.

Investigar la historia

No tiene sentido salir de casa con el detector puesto y caminar kilómetros hasta encontrar algo. Hay que centrar los esfuerzos en zonas que tengan tradición de auríferas. Para localizar estas zonas, lo mejor es consultar mapas y libros antiguos (en bibliotecas y universidades) para descubrir áreas en las que se extrajo oro en la antigüedad. Otra posibilidad es consultar mapas geológicos que muestran los distintos materiales del subsuelo.

El oro se encuentra en minas, generalmente profundas, pero también se puede encontrar en ríos y arroyos que hayan arrastrado las pepitas o el polvo de oro desde la mina. En este caso, se encontrará mezclado entre la arena y la grava y hay que realizar el proceso de cribado para separarlo. Para ello son necesarios bateas y cedazos y con ellos ir filtrando las impurezas hasta que solo quede el oro.

Aunque cada buscador de oro que tiene éxito procura guardarse para sí la localización exacta del yacimiento, no es difícil encontrar posibles zonas de prospección conociendo el emplazamiento de las minas auríferas de los romanos. Por ejemplo, en el río Miño, en su tramo bajo cerca del valle Miñor. En el Bierzo, en los tramos altos del río Burbia y de sus afluentes, y también en el valle del río Duerna. En general, cualquier río o afluente gallego, asturiano o leonés tiene posibilidades, y también la cuenca media del Tajo. En el resto de la península, los restos mineros auríferos romanos son escasos.

No es tarea para débiles

Efectivamente, la búsqueda de oro es una tarea que requiere grandes esfuerzos, primero de documentación y después físicamente mientras se filtran kilos y kilos de arenas fluviales. Sin embargo, si se sabe dónde buscar oro, el resultado puede ser una gran aventura con un buen rendimiento económico. ¡Merece la pena probarlo!

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017