Excite

Escapadas de dos días a Lérida

Lérida o como a la propia ciudad le gusta llamarse en catalán Lleida, ha dejado de ser una ciudad ignorada que siempre pasaba desapercibida para convertirse en un destino de escapadas como debe ser y para que al menos se necesitan un par de días para llegar a descubrir.

Es inevitable que las escapadas a Lérida comiencen por su Seu Vella que sigue siendo el más monumental y destacado edificio de la ciudad. Hoy en día está desacralizada y en ella desde hace años no se realizan servicios religiosos, habiendo pasado a formar parte del Museo Nacional de Cataluña.

La mejor forma de llegar hasta la Seu Vella es a través del ascensor que comunica con la parte de la ciudad cercana al Puente Viejo donde en una de las puertas se encuentran las estatuas de Indibil y Mandoni, los dos caudillos ilergitas que defendieron Lérida de los ataques de los cartagineses y de los romanos para evitar que fuera arrasada.

En la parte alta de la ciudad junto a la Seu Vella destacan el Castillo de la Zuda y el más lúgubre de los monumentos de Lérida: la Fortaleza de Gardeny, centro de reunión de los templarios que hoy en día alberga el Centro de Interpretación de la Orden del Temple, y que puede convertirse en el lugar más interesante de estas escapadas a Lérida.

Además de los muchos ejemplos que Lérida guarda de su patrimonio medieval, las escapadas a la ciudad demuestran que esta capital catalana también ha evolucionado. Por eso para descubrir el carácter más contemporáneo de la ciudad hay que visitar el Centro de Arte de La Panera.

Además de la visita de al menos dos días que se merece Lérida, la región que rodea a la ciudad posee también numerosos atractivos para los que dedicar más tiempo durante las escapadas a la región.

Imagen: InfoPirineo Pirineos.com en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019