Excite

Los idiomas más difíciles de aprender

Existen cientos de lenguas repartidas por todo el mundo. La riqueza del ser humano a la hora de comunicarse ha ido derivando en lenguas que por motivos evolutivos se han ido generalizando a todo el mundo y otras que están en peligro de extinción. De todos ellos, los idiomas más difíciles de aprender son aquellos que poseen complejas reglas gramaticales, un vocabulario complejo y una escritura no fonética poco intuitiva.

Idiomas dificiles del mundo

El ranking de idiomas más difíciles de aprender varía sobre todo en función del habla materna del individuo que va a estudiarlos. En esta guía se van a destacar los idiomas más complicados para los hispanohablantes a la hora de escribir y pronunciar sus palabras, entender su significado, así como sus pautas gramaticales.

Chino mandarín

La escritura del chino mandarín es un arte muy complejo, ya que cada pequeña desviación en puntuaciones y trazos representa una diferencia entre una y otra palabra. Su pronunciación es también muy compleja puesto que dentro de sus tonalidades se aprecian cuatro distintas muy similares entre sí que hay que saber diferenciar para entender bien este idioma. El contexto es la mejor herramienta para saber de qué palabra se trata en muchas ocasiones.

Japonés

La lengua japonesa también usa un sistema de caracteres para representar diferentes palabras. No tiene mucho que envidiar al chino mandarín en complejidad puesto que posee entre 10000 y 15000 caracteres sin una base mnemotécnica a través de la cual se pueda aprender todo ello. El idioma de los kanji además presenta dos tipos de sílabas, katakana, que sirven para poner énfasis e hiragana, orientadas a partículas gramaticales.

Árabe

El árabe ya es complicado de por sí porque no existe un método estandarizado mundial para aprenderlo. Aparte de esto, la gramática usa un orden distinto de expresión al español. Mientras que en España se habla en sujeto-verbo-objeto, el árabe diría verbo-sujeto-objeto. Además de esto existen tres niveles de pluralidad: el singular, el dual y el plural. Para terminar de complicarlo, las letras suelen tener cuatro maneras diferentes de escribirse según su ubicación en la palabra.

Los más complicados de Europa

Dentro de los idiomas más difíciles del mundo, muchos de ellos se encuentran en Europa. El polaco es una lengua flexiva con semejanza al latín que los propios polacos no dominan hasta los 16 años de edad.

El húngaro no distingue géneros y es una lengua aglutinante, que acumula prefijos y sufijos para dar a la palabra central distintos significados.

El alemán es también una lengua muy flexiva que se complica por tener infinitivos múltiples creando largas cadenas de verbos al final de cada frase.

El idioma estonio tiene 12 casos para modular palabras según la forma de la frase. Además tiene una distinción de sujetos impersonales que cuando realizan una acción se deben usar determinadas formas de palabras que lo hacen muy complejo.

El islandés es complicado sobre todo por su falta de evolución. Muchas palabras no tienen un significado en otro idioma y su aprendizaje es menos complicado escuchando a los nativos.

El finlandés es un idioma muy fonológico que además hace grupos distintos de consonantes y vocales que se deben saber percibir porque cada uno lleva consigo sus reglas.

Por último, el ruso es considerado bastante difícil debido en parte a sus dos pares de consonantes: plana y palatalizada. La distinción de ambas se aprende por la intensidad de determinados sonidos en cada palabra. Además de esto el ruso también es una lengua de adhesión de sufijos y prefijos a palabras que dotan a la palabra de un significado totalmente distinto según el añadido.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017