Excite

La central nuclear de Bataan se convierte en atracción turística

  • Foto:
  • daylife.com

A sabiendas de que los caminos del turismo no siempre van por los derroteros que cabría esperar, Filipinas se ha apuntado un tanto en esta materia dando un nuevo uso a unas instalaciones que, desde su construcción, han estado rodeadas de polémica.

Hablamos de la central nuclear de Bataan, reconvertida ahora en un establecimiento hotelero de lo más rentable para el país asiático. Entre las causas de su éxito, además de la singularidad de alojarse en una central nuclear que nunca llegó a operar, cabe destacar también el paradisíaco lugar en que se emplaza Bataan.

Y es que la central nuclear de Bataan, un proyecto del ex presidente Ferdinand Marcos, se halla en la Península del mismo nombre, al norte de Manila, en pleno bosque tropical y junto a una playa de ensueño. Por otra parte, como cabría esperar, los turistas pueden visitar cada rincón de la central nuclear (sin peligro alguno atendiendo a la versión oficial) y conocer las particularidades de estos edificios, en torno a los que ha aumentado la curiosidad como consecuencia de lo acaecido tras el terremoto de Japón.

Aunque estaba previsto que la central nuclear de Bataan comenzara a funcionar en 1986, la salida de Marcos de la presidencia de Filipinas y las reticencias con respecto a esta energía tras el desastre de Chernobyl hicieron que nunca llegara a abrir pese al coste que implicó. Ahora, podemos pasar la noche en ella por poco más de 40 euros, mientras que el precio del tour por el interior de Bataan asciende a unos 30 céntimos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019