Excite

Mochileros - Javier Medina se despide desde Sudamérica (XVII)

Javier Medina Anquela
Sudamérica

Esto se termina. Desde Buenos Aires quiero mandaros el último saludo a todos los que me habéis leído desde Guatemala, donde comencé a escribir, hace más de cinco meses. Soy consciente de que mis amigos y familia se alegraron, emocionaron o preocuparon cada semana, dependiendo del simple tono de mis escritos. A todos los que me quieren puedo asegurarles que no deberían sentir más que alegría por los frutos que éste viaje ya me está dando. Fue un camino de luces y sombras, de días y noches. Un camino que paragono con la vida, con su belleza y su mediocridad, pero siempre digno de ser recorrido con pasión. Una vida digna de ser vivida. Imposible de escribir. Hagamos que valga la pena.

Siempre repito lo mismo a todo aquel que me pregunta por estos últimos ocho meses de viaje: Ha superado con creces mis expectativas. Y mis expectativas eran muchas y grandes. He llorado como nunca, casi siempre de emoción. He reído, bailado y cantado en escenarios que no habría ni imaginado. He bebido hasta no recordar que estaba en América, he leído hasta olvidar que vivía en el mundo y he descubierto en la distancia la lealtad y el cariño de mis amigos y familia en Europa.

No puedo dejar de nombrar el proyecto CouchSurfing que me abrió las puertas de tantos y tan diferentes hogares desde los Estados Unidos hasta la Argentina. La forma más interesante de viajar que conozco hasta hoy, sin duda.

Un especial recuerdo me queda de Colombia. Guardo los más sinceros deseos de que este gran pueblo pueda algún día mostrar al mundo toda la riqueza cultural y natural que alberga, consiguiendo así el lugar que le corresponde, tan alejado del que actualmente ocupa. La lacra del narcotráfico y la guerrilla es en gran medida responsabilidad de los países más desarrollados. En especial España que, porcentualmente respecto a su población, es el primer consumidor de cocaína del mundo según estudios de la ONU, seguido por los Estados Unidos: la nación más desarrollada en toda la historia de la humanidad (se ve que el factor moral no fue tomado en cuenta a la hora de calificar el desarrollo de los países).

De hecho la palabra humanidad es cada vez menos sinónimo de moral, cultura o piedad. La verdad, no sé qué me dé más lástima; si los que, por medio de amenazas y bajo promesas de un plato de comida en la mesa, se ven obligados a empuñar un arma para defender una plantación de coca en la selva colombiana, o nosotros: los hijos mimados de las supuestas naciones desarrolladas, beneficiarios de esta terrible iniquidad.

Quisiera hacer mención al texto anterior que tantas ampollas ha levantado, sobre todo entre algunos porteños. No me retracto de nada. Es más, quizá sea lo más personal que he escrito en estos ocho meses y negarlo sería como negarme a mí mismo. Buenos Aires no es sólo Puerto Madero, La Recoleta, El Tortoni o los Bosques de Palermo. Y a quien le duela, deseo que le duela mucho, pues no es otro sentimiento el que la situación merece. Obviamente, injusticias hay en todos lados, también en España, y muchas. Como si eso consolase a alguien o justificase algo...

Ha sido una experiencia totalmente nueva la de escribir. Que pérfidas son las palabras con los hechos, o que escasa mi habilidad. Aún así, me alegro de haber hecho soñar a más de uno, además de ser un acto de reflexión personal que me ha enriquecido de manera extraordinaria. Pero no quiero desviarme, otra vez. Ésta es una despedida y me despido, sin más. No puedo pasar por alto los nombres de Suan, Pauline, Germán y Mario; que me han ayudado económicamente en el último tramo de mi viaje, que tanto se ha complicado por razones de mi mala organización.

Es martes 19 de Agosto, casi las cuatro de la mañana y escribo desde un hostel del barrio de Palermo en Buenos Aires. La totalidad del recuerdo de mi viaje se expande mucho más allá de los márgenes del cuaderno de notas y queda exclusivamente reservado a mí, para deleite o tormento. Este blog se lo dedico a mi madre. A ella, que sí es una verdadera heroína y sin necesidad de salir del barrio. A todos los demás un sincero abrazo. Ahora, a seguir viviendo.

Imagen: javi valdes, en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017