Excite

¿Por qué sabe tan mal la comida de los aviones? La ciencia lo explica

  • Getty Images

A la mayoría de las personas les resulta insípida y poco sabrosa la comida de los aviones. Además, no parece ser algo que venga determinado por la compañía aérea ni la clase en la que se viaja, pero entonces, ¿por qué sabe tan mal la comida en los aviones?

Las empresas que se dedican al catering aéreo llevan años investigando cómo mejorar el sabor de sus productos durante el vuelo. En estas condiciones, la presión disminuye los sentidos del gusto y el olfato haciendo que la comida nos sepa cuanto menos rara.

Muchos son los estudios científicos que constatan esta realidad que hace que elementos como la sal y el azúcar pierdan hasta un 30% de su sabor cuando las consumimos en un avión. Además, la humedad en la cabina de un avión es de un 12%, lo que hace que se resienten varios sentidos, sobre todo el olfato.

Además, existen determinadas comidas y bebidas que mejoran su sabor en el avión. Este es el caso del ‘blodymary’, que se consume bastante en los vuelos. Concretamente, la aerolínea Lufthansa sirve más de 1,7 millones de litros de zumo de tomate al año.

Un estudio realizado por el Crossmodal Research Laboratory de Oxford concluye que alimentos como el tomate tienen un sabor que resiste mejor las condiciones de poca humedad, mucha presión y elevada altura que otros. Y no solo eso, hay sabores como el umami, propio de mariscos y pescados, se ven reforzados en estas circunstancias.

VÍDEO: el mensaje de seguridad más divertido hecho en un avión

La bebida también es afectada por estas variables. Por ejemplo, los vinos que son afrutados toman un carácter más ácido al tomarse durante un vuelo, por lo que las aerolíneas intentan ofrecer un catálogo de variedades suaves y poco amargas.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017