Excite

La propina: ¿un premio o una obligación?

Según una reciente encuenta del portal de viajes Skyscanner, los españoles somos los turistas más racanos en cuanto a propina se refiere. La propina es algo cultural y aunque en nuestro país tras la Dictadura y el comienzo del turismo comenzó a ser algo habitual, poco a poco se ha ido perdiendo, especialmente tras la llegada del euro y la dramática subida de precios.

Hoy en día en España la propina es más bien un premio a un excelente servicio, más que una obligación a contribuir al salario del profesional que nos atiende. Si estamos satisfechos con el servicio recibido, se suele dejar la calderilla. En el caso de grandes cuentas, la propina puede ascender a varios euros pero en ningún es una obligación.

Sin embargo en algunos países la propina es una obligación. Es una de esas leyes no escritas pero que si no cumples te puedes llegar a meter en un lío. Es el caso de Estados Unidos y los países que experimentan su influencia como México, Bahamas y Puerto Rico donde el salario de los profesionales de la restauración suele ser tan básico que es obligatorio dejar entre el 15 y el 20% de la cuenta. De hecho en mucho casos la propina está incluso ya incluida en el recibo.

En el otro extremo están los países asiáticos. En muchos de ellos la propina está mal vista y en algunos casos incluso no está aceptada. Es el caso de Japón donde consideran una ofensa la propina. En China tampoco está bien vista la propina, aunque en algunos hoteles y restaurantes de las grandes ciudades como Beijing y Shanghai frecuentados por extranjeros, la costumbre de éstos está haciendo que los profesionales comiencen a tener expectativas de recibirla.

En otros países como Australia o Tailandia la propina no es tan común y si se deja es bien recibida pero si no tampoco te tratan con desprecio.

Imagen: olishaw en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017