Excite

Pueblos abandonados de la provincia de Huesca

Una de las provincias españolas con un mayor número de pueblos abandonados es Huesca. A lo largo de la historia varios han sido los motivos que han llevado a la situación actual. Ya en la Guerra Civil se sufrió el abandono de muchos de los pueblos por las condiciones en que quedaron. Posteriormente se ha ido produciendo una recuperación de parte de estas zonas, pero éste ha sido un movimiento bastante tímido y no siempre apoyado por instituciones y antiguos vecinos.

Rutas por caminos y senderos hacia los pueblos abandonados

A medida que fue pasando el tiempo el número de pueblos abandonados en Huesca fue creciendo. En la década de los 50 y los 60 se produjo un trasvase de población hacia zonas más industrializadas que proporcionaban unas condiciones de vida mucho mejores que las que tenían los habitantes de estas pequeñas poblaciones. También la construcción de grandes pantanos que inundaban pueblos enteros o parte de ellos contribuyó a esta despoblación en numerosos núcleos rurales.

Es posible realizar rutas que bien por senderos o por pequeños caminos, llegan a muchos de estos pueblos. Siguiendo el camino de Costeán, en la comarca del Somontano, se llega a Guardia, un pueblo en el que llegaron a vivir hasta 80 personas y que hoy está deshabitado. Aún es posible hoy ver su calle principal y los restos de su iglesia. Esta pequeña aldea se encuentra a unos 12 km. de Asque donde es posible alojarse en diferentes casas rurales.

Siguiendo por los senderos de Huesca, al noroeste de Serrablo, se llega a la comarca de El Sobrepuerto, zona prácticamente despoblada, salvo la localidad de Bergua, y donde se puede visitar Escartín, que es otro de estos núcleos que lentamente fue perdiendo habitantes, de los 178 que llegó a tener, en 1966 lo abandonaron los dos últimos vecinos que quedaban. En esta zona existe diferentes itinerarios de senderismo, con distintas pistas de entre 12 y 14 km. y con niveles de dificultad variados.

Sobre el año 1970 se inicia la construcción del embalse de Búbal y esto trajo consigo la desaparición de pequeños núcleos rurales como Polituara, un asentamiento del que se conoce indicios desde la época romana, Saqués, situado en la carretera de Biescas hacia Francia, La Artosa y el pueblo del que toma el nombre el embalse, Búbal. De todos ellos el más visitado por los turistas es Saqués, ya que cercano a esta población es posible alquilar la casa rural Pelentos en Sandiniés, y a tan solo 3 kilómetros la casa Los Avellanos en el pueblo de Escarrilla.

Otro embalse más reciente que dejó varias poblaciones deshabitadas fue el del río Ara, en la comarca del Sobarbe, pero al final no se llevó a cabo su construcción, por lo que actualmente hay en marcha un plan para rehabilitar los pueblos de Jánovas, Lacort y Lavelilla. Uno de los objetivos fundamentales de esta rehabilitación es la de dar autonomía a los pueblos y acercar el turismo rural a estos lugares llenos de historia, de hecho en el proyecto está prevista la construcción de dos hoteles en Jánovas, así como un camping, y otro hotel rural en Lavelilla.

Pueblos recuperados por el turismo rural

Si bien cada vez más se ve una tendencia a la recuperación de lugares despoblados, llenos de historia y de vivencias, son muchos los pueblos abandonados en Huesca que a día de hoy continúan con un proceso de deterioro por el abandono de sus propietarios, aunque hay pequeñas aldeas que gracias al turismo rural se están manteniendo e incluso rehabilitando.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018