Excite

Qué cosas llevar en un viaje a lo mochilero

La moda de viajar a lo mochilero por el mundo atrae a millones de jóvenes cada año que se lanzan a la aventura de realizar algún recorrido cultural o exótico mochila al hombro. Hay que tener en cuenta que aunque a priori puede sonar fascinante, viajar a lo mochilero no es ni mucho menos sencillo; los entre 14 y 18 kilos que puede llegar a pesar de media el equipaje, pueden terminar convirtiéndose en todo un trauma a la hora de desplazarse entre un punto y otro. Además, dato muy importante, la mochila tiende a pesar más según pasan los días.

    ©Twitter

Para aquellos que no le tienen miedo nada y se animen a explorar mundo de esta forma ya sabrán que la ropa brillará por su ausencia. Hay que meter diferentes atuendos, está claro, pero se sabe que si se viaja con mochila la norma del “menos es más” se cumple. Además, siempre se pueden ir comprando cositas a lo largo del viaje, y de hecho ocurrirá.

Básico es estudiar el clima de nuestro viaje para seleccionar el contenido de nuestra mochila. Para climas fríos, el abrigo, unas botas impermeables, el gorro y los guantes e incluso una camiseta térmica son imprescindibles. Por el contrario, para climas cálidos, no pueden faltar las prendas ligeras, el bañador, las chanclas, y eso sí, siempre meter un pantalón largo y una sudadera, que un día más fresquito puede sorprender en cualquier momento.

Decidido todo lo anterior, a continuación explicamos los básicos que sí o sí debe contener el equipaje de cualquier buen mochilero.

Ropa interior. Un básico que no se puede olvidar. Eso sí, tampoco hay volverse loco metiendo calzoncillos y bragas, pues eso aumentará el peso de nuestra mochila. Hay que calcular el número justo de mudas teniendo en cuenta que raro es el sitio donde no se pueda encontrar un centro de lavandería y, a las malas, un grifo y un poco de jabón. Y esto no es aplicable sólo a la ropa interior, también a toda la ropa en general.

Artículos de higiene. Es imprescindible cargar desde el origen con el cepillo de dientes, el desodorante o cualquier artículo de higiene específico del que se tenga necesidad. Lo bueno es que en la mayoría de albergues y hostales hoy en día se pueden encontrar champús, geles, pastas de dientes…etc. Por tanto, eso que nos ahorramos de espacio en la mochila.

Protector solar. Y no sólo si se viaja a climas cálidos. Los climas fríos pueden ser igual de peligrosos para nuestra piel.

Un pequeño botiquín. Sobre todo si se tiene necesidad de algún medicamento o tratamiento particular. Siempre es buena idea llevar un pequeño cargamento de tiritas, antinflamatorios, aspirinas…etc. Sobre todo porque en determinados países el acceso a medicamentos puede resultar complicado.

Seguro médico. El botiquín nos soluciona los pequeños problemas médicos del día a día. Pero, ¿y si tenemos una urgencia médica grave?. Parece algo poco probable y siempre se espera que así sea, pero siempre que se viaja al extranjero, y más si se hace en condiciones más “aventureras”, es imprescindible contar con un seguro médico que nos cubra en el esterior. Las mismas pólizas españolas suelen ofertar ampliaciones internacionales para viajes. Para muchos puede resultar un gasto prescindible, pero sin un seguro un simple esguince puede convertirse en un suplicio de facturas hospitalarias.

FOTOGALERÍA: 10 Destinos geniales para mochileros

Toalla. Quien dice toalla dice pareo, manta fina…..cualquier cosa que nos hágalas veces de toalla, protector del frío, cubre colchón, cubre hombros si visitamos algún lugar de culto…lo que sea.

Chubasquero. La lluvia es siempre una amenaza, no importa el clima y no importa la época del año. Nunca se sabe cuando puede empezar a llover a cántaros y es mejor ir preparados. Y atención, necesitaremos un chubasquero para nosotros pero también uno para la mochila.

Y ya está. Buena suerte intentando meterlo todo en la mochila, que no será fácil, pero cuando acabéis ese pequeño puzzle….¡¡empieza la aventura!!

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017