Excite

¿Quién era el copiloto Andreas Lubitz y por qué estrelló el avión de Germanwings?

  • @el_pais - Twitter

Increíble giro dramático en las investigaciones sobre el accidente de avión de la compañía Germanwings, que acabó con la vida de 150 personas, al estrellarse en los Alpes. En realidad se trató realmente de un homicidio llevado a cabo por Andreas Lubitz, copiloto del avión que realizaba el trayecto Barcelona-Düsseldorf, el pasado 24 de marzo de 2015.

Así lo ha confirmado el fiscal francés Brice Robin, que ha manifestado que “el copiloto voluntariamente permitió una pérdida de altitud anormal, descendiendo mil metros por minuto, sin ninguna razón para hacerlo ni para impedir que el piloto volviera a la cabina ni para responder a la torre de control”. El mundo entero está conmocionado ante la espeluznante noticia.

El responsable de este acto deliberado fue Andreas Lubitz. De él se sabe, gracias al fiscal y a información facilitada por Lufthansa, que tenía 28 años y trabajaba para Germanwings desde septiembre de 2013. También se conoce que se formó en la escuela de Lufthansa en Bremen y que llevaba 630 horas de vuelode experiencia. El joven había superado todos los exámenes psicológicos de la compañía.

Lubitz vivía en Montabaur, una población de 13 000 habitantes situada en la región de Renania-Palatinado. Gabriele Wieland, alcaldesa de la ciudad, ha confirmado que vivía en el pueblo en casa de sus padres y que tenía un piso en Düsseldorf, ciudad de destino del avión siniestrado.

La fiscalía tiene claro que todo fue un acto voluntario. Encerrarse en la cabina, manipular el botón que inicia el descenso del aparato y no responder ni al piloto que golpeaba la puerta intentando entrar, ni a los operadores aéreos que intentaban comunicarse con él.

Aunque se desconoce el motivo por el que Andreas Lubitz llevó a cabo este acto, se confirma que se trata de un homicidio voluntario. No estamos ante un caso de suicidio puesto que de haber sido así, hubiera tratado de quitarse única y exclusivamente su vida. También se descarta la posibilidad de que fuera un acto terrorista ya que su nombre no figura en las listas de sospechosos, según informa el fiscal. La intención de Lubitz era destruir el avión y se desconoce el motivo.

Por su parte, el piloto, que no pudo regresar a su cabina e impedir que Lubitz estrellara el avión, volaba para Lufthansa y Germanwings desde hacía diez años y se trataba de un profesional con una larga experiencia de 6 000 horas de vuelo.

En la grabación de la caja negra se puede oír dialogar a los dos pilotos en alemán de manera cotidiana. Nada hace pensar al principio de la cinta que todo acabara de aquella forma. En la reproducción se escucha como el piloto, Patrick S., salía un momento al servicio y luego pedía entrar en la cabina tras ver que la puerta estaba bloqueada.

Lubtitz no respondió en ningún momento a sus reclamaciones ni a los golpes de desesperación que el piloto dio en la puerta para tratar de entrar. En todo momento se escucha una respiración tranquila del copiloto y hasta el último minuto no se escuchan gritos de los pasajeros y el resto de la tripulación. No supieron que iban a morir hasta 60 segundos antes del impacto.

Pero, ¿por qué no pudo entrar el piloto en la cabina? Los aviones vienen preparados con un sistema pensado para evitar que los terroristas tengan acceso a ella. Los pilotos controlan desde ella el nivel de dificultad para entrar. En condiciones normales pueden entrar introduciendo una clave que solo los tripulantes conocen.

En caso de emergencia, el piloto puede bloquear la puerta desde dentro, de manera que no se pueda acceder de ninguna forma. Esto es lo que hizo Lubitz antes de activar voluntariamente el botón de descenso y estrellar el avión.

Un español afectado, que había perdido a su mujer y a sus dos hijas en el vuelo, manifestó en el programa Espejo Público tras conocer la noticia que "sinceramente no me importa que es lo que haya ocurrido realmente, nada me las va a devolver".

FOTOGALERÍA: las fotos del accidente de Germanwings

Lufthansa ha dado un comunicado donde han asegurado que Andreas Lubitz era un "empleado ejemplar" de la compañía y que no solo hacen constantes pruebas de aptitud, sino también psicológicas para evaluar constantemente el estado de sus pilotos y resto de la tripulación.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017