Excite

Turismo extremo: La ruta asia-america por el estrecho de Bering

Seguro que muchos a los que os gusta viajar os devanáis los sesos buscando destinos, itinerarios y nuevos retos que afrontar. Nosotros desde Excite os proponemos una particular aventura, que pocos han intentado: La ruta asia-america, pasando por el estrecho de Bering. Cruzar este brazo de mar, que separa los continentes asiático y americano, es ya de por sí algo sólo al alcance de los más avezados viajeros.

Emulando a los primeros americanos

La ruta entre Asia y América por el estrecho de Bering fue la que utilizaron los ancestros de los aborígenes americanos para pasar de un continente a otro durante la última glaciación, 40.000 años antes de Cristo. Durante una parte de ese periódo geológico, el actual estrecho de Bering se convirtió en una zona terrestre, el llamado Puente de Beringia, algo que, desgraciadamente para los que quieran aventurarse en esta zona, dejó de existir hace miles de años.

Aunque desde luego es posible llegar a Alaska desde España de forma más sencilla, lo que os proponemos hoy es intentar lo que hicieron estos primeros pobladores de América, es decir, atravesar Asia y pasar hasta América por la zona más cercana entre ambos continentes. Para ello hay que fijarse en cómo han afrontado este reto otros "locos" anteriormente. Como por ejemplo aquellos que conformaron la expedición británica Cape To Cape Expedition, que pretendía unir el Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, con el de Hornos, en el extremo sur de Chile, viajando en un mismo vehículo.

Aunque finalmente renunciaron por temas económicos a las etapas africanas, el todoterreno que utilizaron atravesó las complicadas carreteras del interior de Rusia, la estepa siberiana e incluso atravesó el Estrecho de Bering por su parte más estrecha, los 64 kilómetros existentes entre el Cabo Dezhneva en Siberia y el Cabo Príncipe de Gales en Alaska, acoplando unos bidones que permitieron mantener a flote el coche.

Otros aventureros señalan la complicación de dicha ruta, no sólo por la dificultad que entraña cruzar el estrecho en sí (incluso en barco es complicado, por los temporales y los icebergs), sino también porque llegar hasta el extremo más oriental de la península de Kamtchatka, en Siberia, es una misión de alto riesgo, tanto por las carreteras casi inexistentes, como por la propia naturaleza del lugar (osos y lobos incluidos).

No obstante, una vez allí, existe la posibilidad de negociar con los patronos de barcos locales, tanto pesqueros como mercantes. O hacer como el conocido viajero español Jorge Sánchez (conocido entre otras cosas por haber visitado todos y cada uno de los países del mundo), alquilar una avioneta para pasar hasta Alaska

Nadar entre hielo, el último recurso

Como un último desafío, vale la pena conocer que hay quien ha intentado esta salvaje ruta entre Asia y América por el estrecho de Bering sin ningún tipo de vehículo o transporte. Así, unos deportistas rusos lograron pasar este verano de un continente a otro por medio de una tabla de surf impulsada por una cometa (kitesurfing) e incluso hay quien consiguió atravesar el Estrecho a nado, como el nadador dominicano Marcos Díaz en 2010.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018