Excite

Turismo en las islas Eolias, paz y tranquilidad a nivel del mar

En pleno mar Tirreno, y al norte de la costa siciliana, se encuentra el archipiélago de las islas Eolias. Conocidas también como las islas Eolicas, está formado por siete porciones de tierra: Vulcano, Salina, Stromboli, Filicudi, Alicudi, Panarea y Lípari, ésta última la de mayor tamaño y capital del conjunto.

A pesar de ser una zona con ingresos principalmente procedentes de la agricultura, el turismo en las islas Eolias son una fuente importante en su economía. Y es que el ambiente natural de sus parajes y su belleza han conseguido que la UNESCO las declarara Patrimonio de la Humanidad.

Atractivos de las islas Eolias

Cada una de las siete islas que forman el archipiélago eolico posee un encanto especial digno de ser descubierto. Su origen volcánico se ha convertido en uno de los principales reclamos para el turismo en las islas Eolias, además de su proximidad a las costas de Sicilia.

Lípari, la capital del archipiélago, es una de las islas en donde se presenta de manera clara la clara influencia de la historia. Muestra de ello es su acrópolis, una atracción que junto a la catedral San Bartolomeo, con casi diez siglos de antigüedad, merecen ser contempladas. Otros de los destinos por visitar en la isla son algunas de sus playas, destacadas por su belleza natural. Acquacalda, Canneto y Porticelo son las tres más bonitas. La opción de navegar en un barco o velero por la costa de Lípari se convertirá también en una grata actividad que permitirá captar el fotogénico paisaje que la isla ofrece.

Dos de las islas más pequeñas del archipiélago son Alicudi y Filicudi. La primera de ellas es casi una isla fantasma, pero a la vez llena de encanto. A pesar de carecer de carreteras y con una única pensión operativa de mayo a septiembre, es totalmente recomendable tomar un barco y explorar sus acantilados. Si además se es aficionado al buceo, los escollos de Galera ofrecen un espéctaculo absoluto de fauna y flora bajo el mar. Por su parte, en Filicudi se podrá hacer una excursión hasta la cima de su volcán, el Monte Fossa delle Felci, ya inactivo. Al igual que Alicudi, los fondos marinos que la rodean son los mejores para la práctica de buceo.

Por su parte, Vulcano es una isla con un fuerte componente mitológico, puesto que en la antigüedad se decía que el dios del fuego, Vulcano, tenía en estas tierras su fragua. Actualmente, la visita al volcán de la isla, que posee el mismo nombre, es una de las alternativas más interesantes y gratificantes, puesto que las vistas que ofrece su parte más alta no tienen desperdicio. Los baños en lodo de su cráter y en sus playas de aguas calientes a causa del volcán son dos experiencias únicas y diferentes para relajar la mente y el cuerpo.

La isla de menor extensión, Panarea, ofrece una estampa similar a la de un pueblo mediterráneo costero. Aguas cristalinas, casas blancas y calas dignas de fotografiar son sus elementos más típicos. Durante los últimos años se ha impuesto la tendencia entre extranjeros de restaurar las viviendas para disfrutar del cálido verano en sus tierras. Una actividad completamente diferente es la que ofrece la isla de Salina, totalmente alejada de la actividad turística. Su naturaleza, con una extremada riqueza de fauna y flora, además de un paisaje geográfico espectacular, hacen de ella un punto clave por visitar. Desde el puerto de Santa Marina, se podrá hacer un alto en el camino y disfrutar de la magnífica vista que ofrece de sus vecinas islas.

La última de las islas, Stromboli, es quizá una de las más espectaculares. Conocida por su volcán, los turistas que asciendan por él hasta llegar a 200 metros de su cima podrán quedarse maravillados por las explosiones de lava y fuego. Al igual que el resto de islas, ofrece también estupendos paisajes, playas y vistas que merecen ser contemplados.

Una experiencia inolvidable

A pesar de la multitud de actividades que pueden llevarse a cabo, el turismo en las islas Eolias está asociado a la tranquilidad y al descanso. La gran diversidad de ofertas, atracciones y alojamiento que estas siete islas ofrecen al visitante convierten a los extranjeros en una gran fuente de ingresos.

Las conexiones en barco o ferries desde Italia son el modo para acceder a ellas. Asimismo, para poder desplazarse entre las islas es necesario utilizar el medio marítimo, aunque una opción es el alquiler de un barco durante todo el tiempo de estancia para tener así más libertad de movimientos y no estar sujeto a horarios de ningún tipo.

Sin duda, sea cual sea la alternativa que se escoja, disfrutar unos días en las islas Eolias se convertirá en unas vacaciones inolvidables con el mar como testigo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018