Excite

Umoja en Kenia, el pueblo donde están prohibidos los hombres

En las praderas de Samburu, en el norte de Kenia, se encuentra la aldea de Umoja. En ella los hombres están prohibidos y no por capricho, ya que las primeras mujeres que habitaron el poblado habían sido víctimas de abusos sexuales.

    @ipatolorente - Twitter

Llegan al poblado huyendo de los abusos de hombres

Jane es una de estas mujeres que llegaron al poblado después de sufrir violaciones. En una entrevista realizada por The Guardian, la mujer de 38 años afirma que llegó a Umoja con sus hijos huyendo de su marido, que la golpeó con un bastón tras enterarse que había sido atacada sexualmente por tres hombres vestidos con uniformes del Gurkha.

También habitan niños, vacas, cabras y pollos en Umoja. Las mujeres hacen joyas que venden a los turistas. Se trata del típico poblado de la zona de Samburu donde las casas son de paja y sus habitantes llevan trajes tradicionales con faldas estampadas, camisas de colores llamativos, collares y un abrigo colorido llamado Kanga. Típico salvo por el hecho de que no viven hombres en él.

La aldea fue fundada en 1990 por un grupo de 15 mujeres que habían sido víctimas de violación por parte de soldados británicos de la zona. En la actualidad, la población ha crecido incluyendo mujeres que vienen huyendo de un matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la violencia doméstica o la violación.

Rebecca Lolosoli es la fundadora y matriarca de Umoja. Antes de crear este refugio estaba en el hospital recuperándose de una paliza que le dieron un grupo de hombres. Fue allí donde tuvo la idea de crear esta comunidad exclusiva de mujeres. Desde entonces, distintas víctimas de la violación y el maltrato vienen de aldeas próximas al valle del Rift en Kenia buscando de una vida sin violencia masculina ni discriminación.

La población actual de Umoja es de 47 mujeres y 200 niños. El poblado funciona de forma sostenible con unos ingresos regulares que proporcionan los alimentos, la ropa y vivienda necesarios para todos su habitantes. Las mujeres cobran una pequeña tarifa de entrada al pueblo y una vez allí, los visitantes compran joyas, pulseras y collares hechas por las mujeres en su taller de artesanía.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017