Excite

Una viuda de 86 años vive en un crucero desde la muerte de su marido

  • @cancerolizer - Twitter

Una viuda de 86 años vive en un crucero desde la muerte de su marido en 1997. A esta ‘marinera’, que es conocida cariñosamente en el Crystal Serenity como Mama Lee, le cuesta vivir en este barco unos 140 000 euros al año. Además, lo hace de manera permanente porque vendió su casa desde el fallecimiento de su esposo.

Según recoge The Mirror, Lee Wachtstetter, afirma haber dejado de contar los países en los que ha desembarcado al superar los 100. Su marido, Mason, fue el artífice de que se aficionara a los cruceros. Juntos realizaron 89 expediciones en barco durante sus 50 años de matrimonio.

En su lecho de muerte, Mason pidió a su esposa que no dejara de viajar en crucero. Acto seguido Mama Lee no se lo pensó dos veces, vendió la casa y emprendió una vida ligada a los cruceros. De hecho, la viuda de Mason tiene a sus espaldas más horas en barco que muchos de los 650 empleados del Crystal Serenity. En total, este navío tiene capacidad para albergar a 1050 pasajeros.

Además de haber dado la vuelta al mundo hasta en 15 ocasiones y hacer más de 100 viajes, Mama Lee afirma encontrarse feliz declarando que vive “una vida al día, libre de estrés, una vida de cuento”. Por otro lado, admite echar de menos a su familia, pero que lo compensa manteniéndose en contacto con sus tres hijos y siete nietos a través de internet.

De tanto viajar por el mundo en crucero Lee Wachtstetterreconoce que ya no suele desembarcar porque la mayoría de sitios ya los ha visitado antes, pero curiosamente hay uno donde siempre le gusta repetir: el Gran Bazar de Estambul. La viuda afirma que allí “puedes encontrar increíbles regalos y ostentosos trajes”, pero añade que se tiene que “refrenar” a veces porque tiene espacio limitado en el camarote.

FOTOGALERÍA: fotos de uno de los cruceros más espectaculares del mundo

Aunque ha engordado 11 kilos desde que vive en un crucero, Mama Lee se mantiene en forma bailando cada noche un par de horas después de cenar, incluso con instructores de baile del barco. Para el director del Serenity, Hubert Buelacher, esta mujer de 86 años es “ asombrosa, única en su clase”.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017