Excite

¿Se puede viajar en un avión estando embarazada?

Una duda común a muchas mujeres embarazadas es si pueden viajar en avión. Por lo general, es seguro viajar en un avión estando embarazada si el embarazo no presenta complicaciones. En cambio, está contraindicado si el embarazo presenta complicaciones tales como pérdida de sangre, diabetes, hipertensión, anormalidades en la placenta o riesgo de parto prematuro.

Deben evitarse viajes excesivamente largos, sobretodo durante el primer trimestre y las últimas semanas de gestación. Hay que tener en cuenta que el asesoramiento médico es clave antes de tomar cualquier decisión.

Recomendaciones para viajar

El mejor momento para viajar en un avión estando embarazada es a partir del segundo trimestre, cuando las mujeres ya no sienten los primeros síntomas iniciales (nauseas, fatigas,...) y el riesgo de sufrir un aborto espontáneo es menor. Es preferible no volar en el último mes de embarazo para evitar sufrir una rotura de bolsa o un parto prematuro.

Cada aerolínea tiene diferentes regulaciones así que es mejor informarse de las restricciones vigentes antes de adquirir un billete de avión. Por lo general, a partir de la semana 28 de gestación (desde los 7 meses en adelante) las aerolíneas piden un certificado médico a las embarazadas para viajar. Este certificado debe ser emitido en los días previos al vuelo y confirmar datos relevantes como el buen estado de salud, la fecha probable del parto, o el grupo sanguíneo. Algunas compañías aéreas hacen firmar un documento para eximir a la compañía de toda responsabilidad.

Prevenir la Trombosis venosa profunda

La Trombosis venosa profunda o TVP es una afección caracterizada por la formación de un coágulo de sangre en las piernas u otras venas del cuerpo. Las mujeres embarazadas presentan una alta propensión a desarrollar la TVP ya que los cambios que ocurren en la sangre durante el embarazo facilitan la formación de coágulos. Asímismo estudios han demostrado que los vuelos de larga duración son agentes de riesgo para el desarrollo esta afección también acuñada síndrome de la clase turista.

Para prevenir la trombosis es recomendable llevar ropa ancha y calzado cómodo, beber líquidos con frecuencia y caminar y estirarse a intervalos regulares. Es buena idea estirar las piernas frecuentemente y caminar por la cabina, al menos una vez cada hora. También puede ser buena idea el uso de medias de compresión aunque es desaconsejable si se padecen problemas circulatorios o diabetes.

Consejos para volar

  • - Ponerse el cinturón de seguridad por debajo del abdomen y sobre las caderas.
  • - No cargar maletas ni objetos pesados.
  • -Solicitar un asiento con más espacio disponible y cerca del pasillo.
  • - Mantenerse hidratada. - Tomar fluidos es necesario para contrarrestar el aire seco de la cabina.
  • - Llevar información médica pertinente.
  • - Evitar tomar bebidas gaseosas (los gases se expanden con la altitud) y cafeína antes y durante el vuelo.

Presión, radiación y rayos X

La presión del aire y la radiación cósmica de las altitudes elevadas generalmente no causan problemas al viajar en un avión embarazada. Hoy en día, las cabinas de los aviones están presurizadas para aportar el oxígeno necesario a los pasajeros.

Aunque la exposición a la radiación aumenta a altitudes elevadas, el grado de exposición de una persona que viaja ocasionalmente raramente es preocupante. Los niveles de radiación pueden ser peligrosos para las mujeres embarazadas cuyos empleos les exigen volar a menudo.

Por último, conviene saber que los detectores de metal de rayos X de los aeropuertos no son ionizantes y en consecuencia no presentan riesgo alguno para el feto.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017