Excite

Viajes a Oslo, la ciudad de la paz

Para realizar un viaje a Oslo, no se tendría que necesitar excusa pero para quien las quiera, la capital de Noruega ofrece multitud de atractivos que sirven de excusa para hacer picar el anzuelo y viajar a visitar la ciudad.

Incluso en pleno invierno cuando la ciudad es más fría y oscura, existen motivos para querer viajar a Oslo. La principal razón para embarcarnos en un viaje a Oslo en esta temporada, es la entrega del Premio Nobel de la Paz que cada año se entrega en la capital noruega el 10 de diciembre.

Todo sucede en una explanada flanqueada por Karl Johans Gate y Sortingsgata, donde podemos encontrar muchos de los símbolos del país como el Parlamento, del que una comisión decide el premio; el Palacio Real, donde la familia real agasaja al premiado; el Instituto Nobel que se ubica en una esquina del mismo Dronningparken o Parque Real; el Gran Hotel, donde normalmente se aloja el premiado; y el Ayuntamiento de Oslo, dónde se entrega el premio.

Y aunque el Premio Nobel de la Paz ha marcado a Oslo, la capital nórdica suma además muchos otros atractivos para que el viaje sea más completo. En este sentido y dadas las fechas invernales en las que se realiza la entrega del prestigioso premio, si así nos apetece, podemos desde el centro y en sólo 20 minutos escaparnos a esquiar a Holmenkollen, la famosa estación de esquí que cuenta con la homónina plataforma de saltos de esquí que se ha convertido en otro símbolo de la ciudad y algo que no podemos perdernos en un viaje a Oslo.

Imagen: Fiona Bradley en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017